ATTAC Y LOS BOMBARDEOS SOBRE AFGANISTAN

15 de octubre de 2001

ATTAC condenó sin ambigüedades los atentados terroristas del 11 de septiembre. También manifestamos nuestra oposición a cualquier bombardeo estadounidense. Lamentablemente, esto último ha sucedido.

1. Ahora el tema en debate no son los atentados sucedidos en Estados Unidos sino la ofensiva militar desencadenada contra Afganistán. La primera potencia mundial, el país más rico del planeta, está bombardeando a uno de los países más pobres sin siquiera haber solicitado la aprobación de las Naciones Unidas.

2. El artículo 51 de las Naciones Unidas contempla el derecho de autodefensa pero éste no incluye el derecho a la represalia una vez que el ataque ha cesado. Atacar Afganistán está lejos de cualquier acto de autodefensa. Además, con el argumento de combatir el terrorismo se está atacando a un país para derrocar a su gobierno.

3. Si el gobierno de Estados Unidos tiene pruebas fehacientes sobre los responsables de los atentados debe darlas a conocer para que intervengan los organismos internacionales que correspondan. Con sus actos, Estados Unidos no parece buscar justicia sino venganza.

4. Bombardeando Afganistán no se resuelve el problema del terrorismo sino que se lo agrava y potencia, y servirá como excusa para futuros ataques terroristas en cualquier lugar del planeta.

5. Lamentablemente, ya está demostrado que los bombardeos no son sólo sobre objetivos militares. Tal como lo han demostrado los continuos bombardeos sobre Irak desde 1991 las principales víctimas son civiles. Estos bombardeos sólo provocarán más odio y violencia entre los pueblos incrementando el peligro de la utilización de armas nucleares que representan una amenaza para toda la humanidad.

6. ATTAC se suma a las voces que piden:

  1. El inmediato cese de los bombardeos sobre Afganistán
  2. Reunión de la Asamblea de las Naciones Unidas
  3. Presentación pública de las pruebas de culpabilidad
  4. Intervención de la Corte Internacional de Justicia