La reunión ministerial de Seattle

  ¿Qué es la conferencia de Ministros de Seattle?

Oficialmente es la Tercera Conferencia de Ministros. La Conferencia es el más alto cuerpo de decisiones de la organización. Se reune al una vez cada dos años como lo requiere el Acuerdo de Marruecos que estableció la creación de la Organización Mundial de Comercio.

Esta reunión de Seattle será la tercera desde que fuera creada en 1995.

¿Que es lo que tiene de especial esta reunión?

Esta reunión lanzará las más importantes negociaciones para una mayor liberalización del comercio internacional y reconsiderará algunas de las actuales reglamentaciones sobre el comercio Pondrá también en marcha un programa de trabajo orientado a otros importantes temas.

Los actuales acuerdos de la OMC  son el resultado de la Ronda de negocios Uruguay que tuvo lugar entre 1986 y 1994. Aunque sus conclusiones produjeron la mayor reforma de las reglamentaciones  comerciales y una sustancial reducción de las barreras existentes, muchos integrantes desean obtener más mejoras en el sistema mercantil.

Especialmente los acuerdos en materia de servicios (el Acuerdo General sobre Comercio y Servicio, GATS)  y de agricultura establece que se deberán iniciar nuevas negociaciones a comienzos del año 2000. Estos dos temas serán abordados en las nuevas negociaciones.

Muchos miembros de la OMC han propuesto incluir otros informes en las negociaciones.

Los preparativos comenzaron en la Segunda Conferencia de Ministros realizada en Génova, en mayo de 1998, hasta setiembre en la reunión del Consejo General. Las primeras propuestas a ser negociadas fueron enlistadas en marzo de 1999. En Setiembre de ese mismo año el Consejo General comenzó a reunir ideas alrededor de una declaración a ser considerada en Seattle. Entre otras cosas incluiría, entre otras cosas, la agenda para las negociaciones.

A mediados de setiembre, ya había más de 150 propuestas en la lista. Este listado muestra que se refieren a tarifas, antidumping, subsidios, salvaguardas, medidas sobre inversiones, facilidades para el comercio, políticas sobre competencia, pesquerías, transparencia de las gestiones gubernamentales, asistencia técnica, y otros problemas del desarrollo, protección de la propiedad intelectual y muchos otros temas además de los referidos a la agricultura y los servicios.

Muchas de las propuestas no son específicamente motivo de negociaciones, sino programas de trabajo sobre importantes temas. Muchos de estos han surgido como temas concernientes a muchos países en los últimos cuatro años cuando los resultados de dicha Ronda  evidenciaron  sus efectos o fueron implementados.

Cuales de estos temas (excluyendo agricultura y servicios)serán incluidos en las negociaciones y cuales en el Programa de trabajo es algo que los miembros de la OMC están discutiendo en el Consejo General en Ginebra.

Existen también propuestas para que la reunión de Seattle produzca tratados especiales para ayudar a que los países menos desarrollados tengan fácil acceso a los mercados de los países más ricos y para que puedan aumentar sus actividades con asistencia técnica  bajo una estructura integrada establecida  por la OMC y otras numerosas organizaciones en 1997.

Seattle será solo el comienzo

Es importante tener en claro que la Conferencia de Ministros de Seattle es solo el principio de las negociaciones, igual que los siete años de la Ronda Uruguay que se iniciaron en 1986 en Punta del Este y los seis años desde que se inicio la Ronda Tokio en 1973.

Después de su comienzo en Seattle las negociaciones y los programas de trabajo se desarrollaran en Ginebra donde la OMC tiene su sede. Muchos países han propuesto un ciclo de tres años para estas nuevas conversaciones. La decisión les cabrá a los Ministros en Seattle. Los ministros son conscientes de que la experiencia pasada ha demostrado que no siempre es fácil desarrollar negociaciones complicadas en tiempos acotados.

¿ Será su lanzamiento el único "resultado" de la reunión de Seattle?

No necesariamente. Es posible que puedan lograrse algunos acuerdos sobre las propuestas menos complicadas, que pueden ser importantes para el comercio mundial. Pero también está claro que las mayores conclusiones se lograrán luego de varios años de negociaciones.

Al mismo tiempo, una cierta cantidad de países han opinado que la reunión de Seattle deberá observar con atención en como fueron implementados los resultados de la Ronda Uruguay. Este es un tema en el que gran número de países ha expresado gran interés.

Los países en desarrollo por ejemplo, quieren examinar  como han sido implementadas las medidas antidumping, los subsidios, los textiles y la vestimenta.