UN ACTO DE AFIRMACION DE LA SOBERANIA Y LA IDENTIDAD COLOMBIANA

 

DECLARACION POLITICA                FORO:GLOBALIZACION, F.M.I. Y PLAN COLOMBIA

Santa Fe de Bogotá, Colombia Febrero 6 del 2000

CONVOCADO POR: COORDINACION DE ORGANIZACIONES Y MOVIMIENTOS SOCIALES DE BOGOTA Y CUNDINAMARCA

Nos reuninos en el campamento indigena Embera Katio frente al Ministerio del Medio Ambiente para reafirmar nuestras raices indias, negras y blancas, constituyentes de nuestra identidad y de la fuerza de nuestro pueblo.

Desde este espacio le expresamos al gobierno de Pastrana al imperio norteamericano y al capital transnacional, que lenta pero en forma decidida este pueblo se levanta, a pesar de las balas, el terror y la mentira con que han pretendido someterle, para exigír el derecho a ser libre, digno y dueño de lo que le pertenece: un pedazo de tierra con todas sus riquezas y cultura, que se llama Colombia.

Nos negamos a ser tratados como desechables por quienes gobiernan el mundo: el capital financiero y su organismos multilaterales, Fondo Monetario Internacional (F.M.I.), Banco Mundial (B.M.), Banco Interamericano de Desarrollo (B.I.D.), Organización Mundial del Comercio O.M.C.; las transnacionales y multinacionales que como British Petroleum Company- B.P. Urra s.a., Oxy, Exxon, son responsables de la muerte del planeta y todas sus especies, incluída la especie humana.

Ayer eran los negros del Africa, cuyas imágenes no podremos borrar de nuestras mentes, hoy son los miles de colombianos masacrados en campos y ciudades, los casi dos millónes de desterrados hombres, mujeres e infantes, representados en las 458 familias y sus 350 niños, que ocupan la Cruz Roja Internacional, y la Comunidad Embera Katio que hace presencia en el Ministerio mal llamado del Medio Ambiente, los que se mueren en las puertas de los hospitales por que la salud y la seguridad social dejaron de ser un derecho fundamental, para convertirlas en una vil mercancia; los miles de usuarios de los servicios públicos domiciliarios sometidos a las permanentes alzas tarifarias producto de la privatización de las empresas, los 400.000 estudiantes sin cupo, los miles de indigentes que deambulan por las calles, 60% de la población desempleada y empobrecida, a la cual ingresaran en el año 2000, los 5.000 nuevos anunciados despedidos del empleo estatal, dentro de los cuales están los trabajadores del Banco Central Hipotecario, el Banco Cafetero entre otros; los indigenas U'WAS que la Oxy pretende sacar con el aval del gobierno de Pastrana de su territorio sagrado y ancestral.

Escondidos en palabras vacias de sus reales contenidos, como democratización, modernización y desarrollo social, y supuestas oportunidades de empleo, participación de la ciudadania, defensa de los derechos humanos y persecución al narcotráfico, el Sr. Andrés Pastrana presenta la agenda con el F.M.I. y el Plan Colombia que no es cosa diferente que la entrega de lo poco que nos queda de seguridad social con la ley 100 de 1993, la disminución de las trasnferencias a municipios y departamentos, un proyecto de nueva reforma tributaria que da mayores garantías al capital financiero nacional y transnacional privilegiando la especulación dedicando 38% del presupuesto Nacional al servicio de la deuda externa, 18% o sea 8 billónes de pesos colombianos (U.S$4.000 millónes) al gasto militar, a cambio de un préstamo de U.S.$3.000 millónes que le aprueba el F.M.I., mas el regalito que le a ofrecido Clinton por la suma de U.S.$1.500 millónes a través del Proyecto de Ley al Congreso norteamericano denominado Plan Colombia, que en un 85% son dedicados al aparato militar para combatir no a los narcotraficantes sino a las organizaciones insurgentes y reprimir la legítima protesta popular en una calara violación a la autodeterminación de los pueblos y tan sólo 15% a la supuesta sustitución de cultivos ilícitos, dejando de lado las verdaderas soluciones al problema económico y agrario, que tiene fuente en la aplicación del modelo neoliberal.

Por todo ello no nos queda otro camino que el señalado en el PARO CIVICO NACIONAL del pasado 31 de agosto y 1º. de septiembre de 1999 realizado a partir de la convergencia de todos los sectores sociales: campesinos, transportadores, desterrados, deudores hipotecados del UPAC, Movimientos cívicos y comunales, estudiantes, profesores, usuarios de los servicios de salud del Estado, trabajadores y gente del común; el Paro del Cauca y Sur Occidente Colombiano por parte de los labriegos, las tomas y manifestaciones de usuarios de los servicios públicos y luchadores contra el U.P.A.C., y de todas las acciones que día a día realizan diversos sectores del pueblo colombiano, como las que desarrollan los indígenas Embera-Katio y U'was, por la defensa de la madre tierra y sus comunidades. Los desplazados de Colombia y muchos otros nacionales que cansados de tanta injusticia y sufrimiento han dicho vasta y echado a andar. Con ellos (as), por ellos (as) y por nosotros y nosotras, reafirmamos el compromiso de organizarnos y unir nuestras fuerzas y acciones para enfrentar los planes del gobierno y sus aliados, sus desarrollos a nivel nacional y en el Distrito Capital y Cundinamarca, y para decidír la sociedad que queremos y nos pertenezca, unidos con nuestros hermanos ecuatorianos, venezolanos, panameños, latinoamericanos y demás pueblos del mundo, hombres y mujeres que desde diferentes necesidades e identidades confrontan las políticas del capitalísmo transnacional e imperialista.