La cuestión es Latinoamérica

“Tiempo del miedo: graves agujeros en la capa de ozono y más graves agujeros en el alma.

Hace cinco siglos nació este sistema, que universalizó el intercambio desigual y puso precio al planeta y al género humano. Desde entonces, convierte en hambre o dinero todo lo que toca. Para vivir, para sobrevivir, necesita la organización desigual del mundo como los pulmones necesitan el aire. Hoy día la debilidad de los débiles, personas débiles, países débiles, es motivo de burla o lástima. La solidaridad ha pasado de moda. Pero, ¿qué tan fuerte es la fortaleza de los fuertes? El poder, hijo de la violación, está lleno de violencia, está lleno de miedo. Musculoso cuerpo asustado de su propia sombra, cuerpo sin alma, sociedad des-almada. Cuerpo ciego de sí, perdido de sí: propietario de todo, ya no es dueño de sí. Ya no puede permitirse otra pasión que la pasión del consumo. Ha sacrificado el derecho a la vida, su propia vida, en los altares del derecho de propiedad; y ya ha empezado a consumirse a sí mismo”
Úselo y Tírelo -1994- Eduardo Galeano

Por Hugo Alberto de Pedro

           

            ¿A quién ofendió Jorge Batlle? Seguramente que no al pueblo argentino en su conjunto, ya que el tono histérico del presidente de la República Oriental del Uruguay ha tenido como destinatarios a los corruptos y ladrones de la Argentina. Así por lo menos surge de analizar sus manifestaciones, que en su totalidad e intensidad demostraba la ira que tenía éste presidente latinoamericano. Vaya uno a saber los motivos de la misma, sean ellos naturales o adquiridos, realizados a la agencia televisiva financiera estadounidense Bloomberg, que no por casualidad seguramente pertenece al alcalde de Nueva York.

            Como es habitual y normal en la vida contemporánea argentina cualquier motivo es bueno para distraer la atención de la opinión pública de los temas urgentes y de imprescindible tratamiento. Así, durante estos días todos los medios de comunicación se han prestado a la difusión de la telenovela protagonizada por Batlle y Duhalde, entre lágrimas, caras adustas, apretones de manos y miradas perdidas. Mientras sube y sube el dólar, el desempleo, la marginalidad, la indigencia y los despidos de un lado del charco, del otro margen las inversiones, los depósitos, las reservas, los turistas, las exportaciones bajan y bajan. Ahí es donde están los temas que deben ser solucionados urgentemente para terminar con la postración de los países que están siendo conducidos de la terapia intensiva a la morgue del neoliberalismo impuesto a ultranza.

            De esta forma podemos ver como casi todos los presidentes de América Latina, salvo las excepciones de los de Cuba y Venezuela, están dispuestos a jugar el partido de la hegemonía del imperio, aún en tiempos suplementarios, y ser utilizados a sus necesidades en cualquier dimensión imaginable. Con estos compromisos no deben seguir extrañándonos los comportamientos en las cumbres internacionales sobre derechos humanos, economía, comercio y salud que muestran a nuestros gobernantes incapaces de generar opciones nuevas y contestatarias al modelo impuesto.

            Los lazos de amistad y de luchas por la liberación de los pueblos del Río de la Plata no pueden estar al vaivén de la verborrea del poder –y menos aún si éste es democrático- porque al decir de Martín Fierro “los devoran los de afuera”. Como tampoco se puede privilegiar las circunstancias financieras a las necesariamente vitales para el desarrollo de la región como es el fortalecimiento del Mercosur, a menos que la impronta del ALCA esté por encima de los intereses nacionales. Es de sospechar, con un grado de certeza bastante importante, que las próximas elecciones en Brasil están poniendo nerviosos a nuestros supuestos líderes y a sus jefes internacionales, que no han logrado aún el comportamiento ejemplar, para ellos claro está, de Chile y México.

            Cada día que pasa se hace más intenso y necesario abrir el gran debate nacional y latinoamericano, siendo imprescindible seguir cuestionando los designios externos desde cualquier espacio o foro posible porque será ésta la llave que abrirá la puerta de la esperanza superadora por todos deseada. Indudablemente no sirven las opiniones de las actuales clases dirigentes, porque sencillamente no les preocupa y han sido ejecutores y cómplices necesarios de llevar a nuestros países a la postración de la pobreza y la falta de perspectivas.

            ¿Dónde está la justicia? Esa es la pregunta que nos seguimos haciendo todos los días, ya que si ella actuase como corresponde no estaríamos hoy hablando de comentarios y declaraciones, sino de sentencias que coloquen tras las rejas a quienes de una u otra forma robaron un continente entero. Esos que tras las ropas del poder se han convertido en verdaderos ladrones, delincuentes, mafias organizadas y vaciadores de empresas de cualquier tipo, además de dirigentes funcionales a cualquier interés económico o político.

            No podemos seguir convalidando que corruptos, mentirosos, llorones, histéricos y narcotraficantes sigan disponiendo las fichas en el tablero de las grandes decisiones centro y sudamericanas. Debemos disputar y ocupar cada uno de los espacios de poder para que la Patria Grande pensada, defendida y liberada, por ejemplo por Arce, Artigas, Bolívar, Guevara, Louverture, Martí, O´Higgins, San Martín, Sandino, Sucre, Túpac Amaru y Zapata, sea realidad.    

 

6 de junio del 2002

 

Hugo Alberto de Pedro

Buenos Aires – Argentina

hugo_de_pedro@speedy.com.ar

http://usuarios.advance.com.ar/hugo-de-pedro/hdp.htm