Como Ganar la Guerra de las Ideas:
Lecciones de la Derecha Gramsciana
Susan George

En griego el hegemon es el lider, y desde ahí hay un triple salto lingüístico a la noción del rol, de la autoridad, y de la dominación expresada por la palabra " hegemonía." Tradicionalmente, el término era reservado para los estados. En los años 20 y 30, el gran pensador marxista italiano Antonio Gramsci llevó el concepto más lejos, usándolo para explicar cómo una clase podría establecer su dirección sobre otras con la dominación ideológica. Mientras que el marxismo ortodoxo explicó casi todo por las fuerzas económicas, Gramsci agregó la dimensión cultural crucial. Él mostró cómo, una vez establecida la autoridad ideológica - o " cultura hegemónica " -, el uso de la violencia para imponer el cambio puede llegar a ser superfluo.

Hoy, pocos negarían que vivimos bajo las virtualmente incontrastadas reglas del mercado, en una sociedad dominada, ultracompetitiva, globalizada con su corte de iniquidades múltiples y de violencia diaria. ¿Hemos conseguido la hegemonía que merecemos? Pienso que si, y por "nosotros" quiero decir el movimiento progresista, o el que esté a la izquierda de él. No niego obviamente el impacto de fuerzas económicas o de acontecimientos políticos como el final de la guerra fría que moldearon nuestras vidas y nuestras sociedades, sino que aquí me prepongo concentrar en la guerra de ideas que ha sido trágicamente descuidada en "lado de los buenos". El público y las instituciones privadas que genuinamente creen que están trabajando para un mundo más equitativo han contribuido al triunfo del neoliberalismo o han contribuido en forma pasiva a su éxito.

Si bien este juicio suena áspero, de él se pueden extraer sin embargo conclusiones positivas. El dominio de la derecha es el resultado de un esfuerzo ideológico concertado, a largo plazo, de parte de agentes identificables. Si reconocemos que un mercado dominante, y que un mundo inicuo no son ni naturales ni inevitables, debe ser posible construir un contra-proyecto para un mundo diferente.

EXCLUSIÓN E IDEOLOGÍA
El siglo pasado podría apodarse la Edad de la Exclusión. Está claro ahora que el "mercado libre, que determina cada vez más lo político y social así como las prioridades económicas, no puede abarcarlos a todos. La función del mercado no es proporcionar trabajos, mucho menos cohesión social. No tiene cabida para el número creciente de gente que contribuye poco o nada a la producción o al consumo. El mercado funciona para beneficio de una minoría.

La Edad de la Exclusión engendra innumerables enfermedades sociales a las cuales varias agencias humanitarias y caritativas, establecidas en una época anterior, vanamente procuran hacer frente. Vanamente, porque no han podido entender que sus proyectos y programas existen en un contexto ideológico que frustra sistemáticamente sus objetivos.

La doctrina económica actualmente dominante, de la cual la exclusión extensa es un elemento necesario, no descendió del cielo. Se ha consolidado cuidadosamente a través de décadas, con pensamiento, acción, y propaganda; comprando y pagando una muy unida fraternidad (son hombres sobre todo) que está alerta en beneficio de su imperio.

Una versión anterior de esta doctrina fue llamada " laissez-faire"; los americanos hablan hoy del neoconservadorismo, los europeos de neoliberalismo, y los franceses de la " pensée unique " (pensamiento único). Utilizaré "neoliberalismo, " considerando que la versión moderna de la doctrina fue sacada de los grandes economistas políticos "liberales " tales como Adán Smith o David Ricardo. Los neoliberales fingen seguir a estos precursores ilustres, pero de hecho traicionan su espíritu y no hacen caso de sus enseñanzas morales y sociales.

Medio Siglo De Historia
La victoria del neoliberalismo es el resultado de cincuenta años de trabajo intelectual, ahora reflejados extensamente en los media, la política, y los programas de organizaciones internacionales. El reaganismo, el thatcherismo, y la caída del muro se jactan (o se culpan a menudo) por esta situación y, de hecho, han vuelto a los neoliberales más arrogantes, pero en la historia hay mucho más que eso.

Hace cincuenta años, sobre la estela de la II guerra mundial, el neoliberalismo no ocupaba ningún lugar en el debate político corriente. Sus pocos paladines predicaban entre ellos o en el desierto -- cada uno era un keynesiano, un demócrata social/cristiano o algún tipo de marxista. Cambiar ese contexto requirió tenacidad intelectual y un plan político -- pero también aprovechó la pasividad de una mayoría autosatisfecha. Si hay tres clases de gente -- las que hacen que sucedan las cosas, las que miran las cosas suceder, y las que nunca supieron qué los golpeó -- los neoliberales pertenecen a la primera categoría y la mayoría de los progresistas a las últimas dos. La izquierda siguió estando satisfecha hasta que, repentinamente, ya era demasiado tarde.

Los padres fundadores estadounidenses del neoliberalismo tuvieron así pocas cartas al principio, pero creyeron en un principio crucial: Las ideas tienen consecuencias -- el título de un libro de 1948 de Richard Weaver que tendría una carrera larga y fructífera.

Las escrituras conservadoras de Weaver fueron publicadas por la Universidad de la Prensa de Chicago, al igual que los trabajos del exiliado filósofo-economista austriaco Friedrich von Hayek y del joven y brillante economista Milton Friedman. La "escuela de Chicago" es hoy famosa: sus opiniones económicas, sociales y políticas se han difundido a través del mundo. En el Chile del general Pinochet, los economistas entrenados en Chicago fueron los primeros en aplicar El tratamiento de shock basado en la libertad para el negocio pero la represión para el trabajo.

Claramente, las ideas tienen consecuencias -- después de todo, Margaret Thatcher proclamó orgullosa su lealtad a las ideas de Hayek, y la mayoría de los estudiantes de economía que ocupan posiciones políticas, se han entrenado en los planes de estudio neoliberales. Un erudito conservador resume la doctrina así: la " libertad individual es el último ideal social; la potencia gubernamental, si bien es necesaria, debe ser limitada y descentralizada. El intervencionismo es vano y peligroso. La libertad económica, es decir, el capitalismo, es una condición imprescindible para la libertad política."

Los neoliberales rechazaron la noción de que la libertad individual pudo depender de la democracia y del rol de la ley, garantizadas por el estado. Para ellos, tales " garantías " son solo cadenas. Ser libre debe ser estar libre del estado. El individuo es enteramente responsable de su sino económico y social; esto implica que existirán las disparidades necesariamente. Pero esto es bueno. Como dijo Thatcher, "es nuestro trabajo glorificar la desigualdad y ver que los talentos y las capacidades sean expresados libremente para el beneficio de todos nosotros."

En los días tempranos del renacimiento neoliberal, tales ideas pudieron haber parecido utópicas, puesto que eran antagónicas al espíritu del New Deal (Nuevo Trato) y del estado de bienestar. Los neoliberales entendieron, sin embargo, que para transformar el paisaje económico, político y social primero tenían que cambiar el intelectual y psicologico. Para que las ideas se conviertan en parte de la vida de cada día de la gente y de la sociedad, deben ser propagadas a través de los libros, revistas, diarios, conferencias, asociaciones profesionales, etcétera. Si algunas ideas llegaran a estar más de moda que otras, deberán ser financiadas: lleva dinero construir la infraestructura intelectual y promover visión del mundo.

Una vez que estas fundaciones se establecieron y construyeron cuidadosamente, las visiones que una vez parecieron minoritarias, elitistas, incluso moralmente repugnantes, llegaron a ser gradualmente las predominantes, especialmente entre las personas que toman decisiones. La prensa, la radio, y la televisión se pueden dirigir para seguir el editorial o artículo de fondo de los medias especializados o más eruditos. Imperceptiblemente, casi cada uno irá sintiendo que ciertas ideas son normales, naturales, parte del aire que respiramos.

FABRICANDO LA IDEOLOGÍA
Los neoliberales concibieron así a su estrategia, reclutando y recompensando pensadores y escritores, recaudando fondos y sosteniendo un amplio rango de instituciones a la vanguardia de la " revolución conservadora." Esta revolución comenzó en los Estados Unidos pero, como el resto de la cultura norteamericana, se propagó a través del mundo. Las doctrinas del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, y de la Organización Mundial del Comercio son indistinguibles de las del credo neoliberal. Aquí están los perfiles de algunas de las instituciones intelectuales más influyentes o tanques de cerebros (think tanks).

· El Instituto Americano de la Empresa (American Enterprise Institute - AEI) - fundado en 1943 por un grupo de hombres de negocios anti-New Deal. Inició relaciones públicas intelectuales en los años 50 y los años 60, trabajando directamente con los miembros del congreso, de la burocracia federal, y de los media. En los años 80, el presupuesto promedio del AEI era de 14 millones de dólares; empleó a unas 150 personas. Una de sus campañas más acertadas para la recaudación de fondos fue lanzada por la Secretaría de Defensa en el comedor del Pentágono. En los años 90, el presupuesto anual cayó de alrededor de 8 a 10 millones de dólares, pero el AEI todavía produce una serie constante de libros, de folletos, y de recomendaciones legislativas, y sus eruditos se escuchan con frecuencia en los medios de comunicación.

· La Heritage Foundation es el think tank más conocido debido a su asociación cercana con Ronald Reagan. Una semana después de su victoria electoral, el director de la Heritage dio al personal de Reagan un documento de mil páginas con consejos sobre política, llamado Mandato para el Liderazgo (Mandate for Leadership), fruto del trabajo de 250 expertos neoliberales. Sus recomendaciones fueron distribuidas a través de la nueva administración; la mayoría se convirtieron en ley.

La Heritage, el cerebro colectivo detrás de Reagan y George Bush, fue fundada en 1973, gasta un tercio de su presupuesto anual de 18 millones de dólares en marketing, y elabora unos doscientos documentos al año. Su Guía Anual tiene un listado de milquinientos expertos políticos neoliberales en setenta diversas áreas- el periodista preocupado sólo debe levantar el teléfono para averiguar una cotización. El mismo Presidente Reagan lanzó un mecanismo impulsor importante para la recaudación de fondos para la Heritage, diciendo a la audiencia: "Las ideas tiene consecuencias: lo retórico es política y las palabras son acción."

El éxito de la Heritage ha inspirado la creación de treinta y siete mini-Heritage a través de los Estados Unidos, creando sinergia, una ilusión de la diversidad, y la impresión de que los expertos mencionados realmente representan un amplio espectro de opiniones.

· Otros think tanks más pequeños, incluyen a la venerable Hoover Institution on War, Revolution and Peace, fundada en 1919 en la Universidad de Stanford, California, para estudiar el comunismo. In 1960, agregó un programa económico a su vocación de guerra fría. El Instituto Cato de Washington es libertario, partidario de un gobierno minimalista y especializado en estudios sobre privatización; el Manhattan Institute for Policy Research, fundado en 1978 por William Casey, quien más tarde fue director de la CIA (Central Intelligence Agency), se especializó en la crítica a los programas gubernamentales de redistribución de los ingresos.

La puerta giratoria entre los think tank gubernamentales y conservadores, permitió al personal de los ex presidentes Nixon o Reagan/Bush encontrar asilo fuera del gobierno durante las presidencias de Carter y Clinton (aunque uno se pregunta porqué ellos tuvieron que irse: la posición de Clinton sobre bienestar social es virtualmente indistinguible de la de los pensadores neoliberales, lo que constituye otra victoria para ellos).

· Fuera de los Estados Unidos, la red neoliberal es menos formal pero no menos efectiva. Londres cobija el Centre for Policy Studies; el anti-estatista Insitute of Economic Affairs; y el Adam Smith Institute, el cual ha probablemente hecho más para promover las privatizaciones que cualquier otra institución en el mundo. El Adam Smith Institute, se jacta que más de doscientas medidas desarrolladas en su "Proyecto Omega" fueron puestas en práctica por Tatcher. Sus expertos también asesoraron extensamente al Banco Mundial sobre programas de privatización en los países clientes del banco.

· Uno de los más importantes think tanks no tiene dirección fija. La Mount Pelerin Society. Fundada en 1947 por Friedrich von Hayek, primero reunió a los conservadores americanos y europeos en un pueblito cercano a Lausanne. Desde entonces, ese fue un club internacional para los pensadores neoliberales; sus cuatrocientos poderosos miembros se encontraron recientemente en Vienna en 1996. Milton Friedman dijo que "Mount Pelerin nos mostró que no estamos solos" y sirvió como un "punto de reunión", inspirando amistades, redes y asociando proyectos. La membresía de la sociedad se adquiere por invitación y los nombres de los miembros no son revelados; es de todos modos sabido que el primer ministro checo, Vaclav Klaus, el ex ministro de finanzas francés Alain Madelin, el consejero de Boris Yeltsin y Margaret Tatcher son miembros.

FINANCIANDO LA IDEOLOGIA

Centenares de millones de dólares han sido gastados en los últimos cincuenta años para mantener vivas y en forma a éstas y otras instituciones neoliberales. ¿De donde viene todo ese dinero?

Durante los primeros tiempos, el Fondo William Volker salvó las precarias revistas, financió los libros publicados en Chicago, pagó las cuentas de la prestigiosa Foundation for Economic Education y costeó reuniones en las universidades de EE.UU. Los americanos viajaron a Suiza al primer encuentro de la Mount Pelerin Society con dinero Volker.

Estos fondos no podrían, de todos modos, cubrir todas las necesidades de un movimiento creciente, el cual vio tempranamente otros impulsores financieros. El director de el American Enterprise Institute estaba jubiloso cuando convenció, en 1972, a la prestigiosa Fundación Ford a donar al AEI 300.000 dólares - una suma significativa en aquellos tiempos. Esta donación abrió las puertas a otros financiadores institucionales.

Por al menos un cuarto de siglo, muchas fundaciones familiares conservadoras norteamericanas invirtieron dinero en la producción y diseminación de sus ideas. Si bien más pequeños que elefantes filantrópicos como Ford, estos financiadores usaron sus dineros estratégicamente. La Bradley Foundation gastó casi todo su ingreso anual (28 millones de dólares en 1994) en la promoción de la causa neoliberal, incluyendo importantes donaciones a Heritage, AEI y a diarios y revistas conservadoras. Como señaló el director de la Fundación: " Estamos en esto por un largo trecho". De acuerdo con la literatura de la Fundación, los hermanos Bradley creyeron que "en el tiempo, la consecuencia de las ideas es más decisiva que la fuerza de los movimientos políticos o económicos".

Fundaciones como Coors (cervecería), Scaife o Mellon (acero), y especialmente Olin (químicos, municiones) financian cátedras en algunas de las universidades más prestigiosas de Norteamérica. Sus ocupantes son cuidadosamente elegidos, en las palabras del crítico Jon Wiener, para " fortalecer las instituciones económicas, políticas y culturales sobre las cuales...está basada la empresa privada." Olin gastó más de 55 millones de dólares en estos esfuerzos y la lista de sus donaciones se lee como un Quién es Quién del derecho académico.

Una anécdota referida por Wiener ilustra cómo funciona el sistema de auto-promoción. En 1988, Allan Bloom, director del Centro Olin para la Investigación dentro de la Teoría y Práctica de la Democracia de la Universidad de Chicago (3,6 millones de dólares donados por Olin) invita a un oficial del Departamento de Estado a dar una ponencia. El ponente proclama la victoria total para el Occidente y para los valores del neoliberalismo durante la guerra fría. Su ponencia es inmediatamente publicada en el National Interest (1 millón de dólares de subsidio de Olin) editado por Irving Kristol (376.000 dólares donados como Olin Distinguished Professor at New York University Graduate School of Business).

Kristol publica simultáneamente "respuestas" a la ponencia: una escrita por él mismo, otra por Bloom, otra por Samuel Huntington (1,4 millones para el Instituto Olin para Estudios Estratégicos de Harvard). Este "debate" completamente artificial y maquinado, es luego tomado por el New York Times, el Washington Post y la revista Time. Hoy todos hemos oído hablar de Francis Fukuyama y El Fin de la Historia y el Ultimo hombre, un best-seller traducido a varios idiomas.

Aún en los tempranos 1970, William Simon, en aquel entonces y aún hoy presidente de la Fundación Olin, exhortó a sus socios comerciales a sostener "estudiantes, sociólogos, escritores y periodistas" y a dar "donaciones, donaciones y más donaciones a cambio de libros, libros y más libros".

Simon sabía de que hablaba: no sólo podía crear de la nada "debates" bien pagos, sino que podía también definir cuales áreas merecían ser estudiadas y cuales no, puede promover notoriedad personal y rápido acceso a las personas que toman las decisiones y a los medios seleccionando los portavoces. El editor de la Fundación Heritage Policy Review parece encontrar esto casi indecoroso:

El periodismo hoy es muy diferente a lo que era hace 20 o 30 años. Hoy, los editoriales (op-ed) están dominados por los conservadores. Tenemos una cantidad de opiniones conservadoras pero esto crea un problema para aquellos quienes están interesados en una carrera periodística... porque hay probablemente centenares de personas con estas ideas y prontos a conseguir columnas sindicadas.

Entre 1990 y 1993, cuatro revistas neoliberales norteamericanas recibieron 2,7 millones de dólares de diferentes fundaciones (National Review, Public Interest, New Criterion, y American Spectador). En contraste, cuatro revistas progresistas norteamericanas (la Nation, el Progressive, In These Times y Mother Jones) recibieron diez veces menos en el mismo período.

En la guerra de las ideas, cada movimiento está en problemas si no renueva su línea de investigadores profesionales, pensadores, y escritores. Los neoliberales no tienen inconveniente en financiar hombres blancos si éstos resultan ser los mejores repartiendo los productos intelectuales. Pero ellos también financian a muchísimas mujeres, afro-americanos, y otros pensadores y escritores de minorías; así como a docenas de periódicos universitarios, miles de estudiantes graduados y una pequeña armada de diarios. Literalmente centenares de millones de dólares se gastan cada año en la compra de la fuerza de choque intelectual de la derecha del presente y del futuro.

¿QUIEN ES QUIEN, Y QUE?

Una asombrosa conclusión puede sacarse de todo esto: ¡la derecha es un semillero para los marxistas! O al menos para los gramscianos. Ellos saben muy bien que no hemos nacido con nuestras ideas y debemos de algún modo adquirirlas; para imponerse, las ideas requieren material, infraestructuras. Ellos saben, también, que estas infraestructuras determinarán ampliamente la superestructura intelectual: esto es lo que Gramsci quiso decir por "proyecto hegemónico" del capitalismo. Definir, sostener y controlar la cultura es crucial: entra en las cabezas de la gente y tendrás sus corazones, sus manos y sus destinos.

¡Ay!, los progresistas parecen no saber distinguir un proyecto hegemónico de un erizo. ¿Qué han estado haciendo "los buenos" todos estos años?, ¿han gastado su tiempo y dinero promoviendo las ideas en las cuales creen? Muy poco. No sólo las instituciones progresistas se muestran complacientes en lo que se refiere a su superioridad intelectual, sino que se han pasado de largo como si no hubiera necesidad de justificar sus posiciones, y mucho menos preocuparse por la casi hegemonía intelectual sostenida por la derecha.

Los "buenos", consideraron más bien sus tareas como financiación de proyectos y programas para los pobres y perjudicados; focalizados sobre bases populares, potenciando "el desarrollo comunitario" Loables metas todas, pero ¿qué sucede cuando el gobierno aplica, en cambio, el ajuste estructural que devasta completamente la vida de los pobres en el sur, o aprueba legislación el antibienestar, antitrabajador en el norte? ¿Qué sucede cuando la Organización Mundial para el Comercio tiene más para decir sobre las comunidades que las comunidades mismas? O cuando se van secando los fondos públicos para salud, educación, vivienda, transporte, ambiente, y así sucesivamente?

Sin argumentos intelectuales para defenderlos y para crear el contexto en el cual podrán florecer, colapsan proyectos y programas completos. No pueden vivir en el vacío.

IMPLICACIONES PRACTICAS Y LA PLAGA DEL PROYECTO

Hasta ahora, no he incomodado declarando un interés. Asumo que los lectores saben o han conjeturado que tengo uno, puesto que soy investigadora profesional, escritora y, cuando puedo hacerlo, pensadora. Sí: he oído demasiado a menudo la frase de pavor: "su propuesta es muy interesante, pero no financiamos ni investigación ni elaboración de documentos".

El punto no es que se genere decepción privada, sino negación masiva. Los donantes progresistas han enviado camiones cargados de rechazos en respuesta a las propuestas de trabajo intelectual. No tengo ninguna razón para dudar que las metas de estos donantes sean la igualdad social, la disminución de la pobreza, los derechos humanos, la resolución de conflictos y el desarrollo sustentable. Su comportamiento me tiene poderosamente perpleja.

¿Por qué, me pregunto, las fuentes de fondos dedican tanto tiempo y dinero a hacer progresar "proyectos" y tan poco para la construcción de instituciones e infraestructuras intelectuales?

¿Por qué no aprendemos de la firmeza de la derecha? ¿Por qué no podemos ver, por ejemplo, que la destrucción del bienestar en los Estados Unidos o la amenaza a los sindicatos en Europa hubieran sido imposibles sin la creación de un clima intelectual que hubiera hecho aparecer a esta embestida no como algo repugnante moralmente sino natural e inevitable?

¿Por qué el abordaje del "proyecto" no es considerado como una auto-derrota? Así como el neoliberalismo desmantela las conquistas de los pasados cincuenta años y aún un número más grande de sus víctimas fueron lanzados a la deriva, la presión para financiar sólo "proyectos" crecerá, empujándonos en procesión auto-forzada hacia la definitiva sociedad disfuncional.

POR SI ACASO . . .

En español se dice no protestas sin propuestas, lo que dicho de otro modo significa que hay que desechar las quejas si no se tiene nada qué ofrecer. Bien, propongo obviamente que las instituciones progresistas y otras fuentes de financiación comiencen a dedicar cantidades grandes de dinero para recuperar nuestra iniciativa intelectual perdida. Deberían sentarse a los pies de los neoliberales que han demostrado saber cómo funciona el juego: ¡aprendamos de los maestros!

Si se asume que esta propuesta es reconocida y, de alguna manera, dio resultado, tengo varias recomendaciones complementarias. La primera puede ser un poco difícil de tragar, así que puedo también decirlo con franqueza: las fuentes de fondos no son los mejores jueces del trabajo que los intelectuales progresistas deben hacer.

¿Por qué no? Porque probablemente han sido atraídos por temas alcanzados por el pensamiento dominante . He comprobado esto repetidas veces, por ejemplo, cuando intenté atraer fondos para el trabajo sobre la deuda del tercer mundo. Entonces era demasiado temprano, aunque cinco o diez años más tarde, numerosas organizaciones caían sobre uno para trabajar sobre ese tema. La tarea del pensador progresista es estar fuera de la tendencia principal, debe prever los desarrollos que llegarán a ser cruciales en el futuro.

Un buen trabajador intelectual progresista produce conocimiento subversivo. Este conocimiento, por definición, será incómodo para el Establishment y para el pensamiento dominante. Con todo, alguien tiene que pagar los meses o los años de trabajo antes de que salgan los libros, antes de que se reconozcan los "asuntos calientes" y que el "conocimiento subversivo" se convierta en parte de la discusión. Las fuentes de fondos deben validar una división del trabajo y confiar en los trabajadores intelectuales que eligen apoyar sin intentar definir sus agendas. Si no, evitarán inadvertidamente, que estos trabajadores hagan su trabajo.

Los financiadores deberían dejar de abordar "proyectos" en favor de la construcción de la institución. Los donantes, es comprensible, desean discutir la sustancia y la política de un proyecto con la persona que lo llevará a cabo. Pero para esa persona, ese proceso puede ser ineficaz, impidiendo que él o ella continúe con el trabajo intelectual. Bosquejar varias propuestas de proyectos, defenderlas por separado, en diversos países, ante diferentes audiencias, reiteraciones con correspondencia, información adicional, informes sobre la marcha de los trabajos, cuentas - todo esto exige mucho tiempo.

Cuando fui recaudadora de fondos para el Instituto Transnacional (en "proyectos" naturalmente, puesto que ningún otro enfoque habría sido aceptado en la comunidad de donantes), publiqué sólo piezas cortas. Los esfuerzos sostenidos como los libros son (por lo menos para mi) imposibles cuando el tiempo es constantemente interrumpido por actividades para la obtención de fondos. Investigadores, escritores y portavoces que tienen que alimentar a esta mentalidad para conseguir algún trabajo, están prevenidos: dediquen sus energías a investigar, escribir y hablar, y a renovar su propio arsenal de ideas. Financiación de proyectos, en oposición a la construcción de la institución, no ofrece esperanzas sobre el final del ciclo de la baja productividad.

Los donantes deben financiar no sólo el trabajo intelectual en sí mismo sino también los medios para cerciorarse que éste será usado extensamente. La Heritage Foundation gasta en esto un tercio de su cómodo presupuesto, ya pocos financiadores progresistas quieren pagar por difundir palabras. Consecuentemente, las instituciones productoras de ideas tienen permitido gastar sólo en los ítems especificados en el presupuesto del proyecto (con un modesto gasto), no pueden afrontar traducciones, no pueden desarrollar un "Servicio a Medida" para una red de periódicos y revistas en varios países, no puede transformar un artículo en un programa de radio, un libro en una película de televisión, y así sucesivamente.

Las subvenciones para la construcción de la institución son también importantes porque ellas permiten a los investigadores y escritores progresistas preparase para el futuro y mantener el ímpetu. La gente joven inteligente, dedicada e idealista a menudo quiere trabajar para organizaciones progresistas y están dispuestas a hacer sacrificios materiales para hacerlo, pero los fondos para emplearlos, simplemente no están ahí.

Centrándose casi exclusivamente en proyectos, los financiadores progresistas han ayudado a asegurar a la derecha el dominio del debate. Nos reíamos que los mecanismos del mercado podrían solucionar problemas sociales: tales cosas se dicen hoy en día con cara seria. Temas que dábamos por sentado, incluyendo el mismo tercer mundo, han casi desaparecido del debate.

Los donantes pueden hacer un acto de fe respecto de proyectos para construcción institucional e intelectual del movimiento. Pueden identificar las instituciones y los individuos en el norte y en el sur que están produciendo el trabajo original y destacado y que frutos muestran que ellos pueden ser confiables - y luego confiar en ellos. Esto incluye institutos de investigación/politica, periódicos y trabajadores intelectuales independientes dentro o fuera de las universidades.

Las organizaciones e individuos notables merecen ayuda a largo plazo que solamente pueden permitir que hagan mejor su trabajo. Los donantes deben poner a un lado una porción respetable de sus fondos disponible para dotar a instituciones de mérito. Fórmulas que den garantías y flexibilidad a ambos, donante y beneficiario, pueden ser fácilmente negociadas.

Y FINALMENTE . . .

Si vivimos en una sociedad en la cual el sistema de justicia se basa sobre el postulado que solamente dos tercios de sus miembros son completamente humanos; ¿acaso el tercio restante no merece los mismos derechos a menos que sean otorgados arbitrariamente? Tal sociedad sería llamada espontánea e instantáneamente injusta - al menos en Occidente..

La exclusión de un tercio o más de sus miembros es, sin embargo, precisamente la situación que se obtiene en las sociedades reguladas casi exclusivamente por "las leyes del mercado". Hay un peligroso desliz semántico de la "ley" a las "leyes del mercado"; del cuerpo de las leyes democráticamente establecido para el funcionamiento apropiado de la sociedad a la actuación oculta de fuerzas económicas. Los neoliberales quisieran que "la ley del mercado" fuera el juez soberano de los derechos de las personas y de las sociedades en su totalidad.

Hegel proclamó que lo único que la historia nos enseña es que nadie aprende nada de la historia. La historia reciente, si somos atentos, nos enseñó que una sociedad puede ir de la ley basada en la igualdad de las personas a las leyes del mercado; de la justicia social relativa a las desigualdades profundas y crónicas en pocos años. La embestida de los neoliberales continúa y su hegemonía intelectual es casi completa. Los que se niegan a actuar en el conocimiento de que las ideas tienen consecuencias, terminarán sufriéndolas.

Susan George es autora y directora asociada del Instituto Transnacional de Amsterdam y Vicepresidente de Attac Francia