FORO por el NO a la MINA de Esquel

Irma Maza*

El Foro por el NO realizado en junio en Esquel, Provincia del Chubut, fue promovido por la Asamblea de Vecinos Autoconvocados del lugar y contò con la adhesión de localidades vecinas, encaminados a impedir la ejecución del proyecto minero del Cordón Esquel. Ante la urgencia por extender el debate y promover la participación de todos los sectores sociales de la Región Patagónica para articular sobre objetivos concretos como la defensa del territorio, la integridad cultural y los derechos ancestrales que los pueblos originarios tienen sobre sus tierras, habilitaron un espacio que alcanzó dimensión regional.

En dicho encuentro en el que confluyeron representantes y delegados de casi todos los sectores sociales, a los que se sumaron representantes de organizaciones que a nivel nacional están contenidos en la Autoconvocatoria de Lucha contra el ALCA, la Deuda y la Militarización que intenta frenar el proyecto de anexión del país a los EEUU a través del Tratado de Libre Comercio de las Américas.

En el contexto de una Patagonia que es y ha sido escenario de una confrontación multisecular por la propiedad y el dominio de la tierra, como consecuencia de una política colonialista, se cuenta una larga lista de proyectos con los que sucesivos gobiernos provinciales y nacionales beneficiaron a sectores dominantes y a minorías privilegiadas.

Este telón de fondo fue el marco propicio para que los gobernantes de turno de la provincia del Chubut decidieran, hace seis años, a espaldas del pueblo de Esquel, impulsar la explotación de una mina de oro respaldada en un Acuerdo de promoción minera nacional.

Frente al hecho inminente de explotación de esta mina a cielo abierto, que en el proceso industrial de la roca que contiene el metal empleará sustancias tóxicas como el cianuro , liberando metales pesados como el arsénico y el mercurio, los ciudadanos de Esquel, decidieron, con fuerte convicción, unirse para frenar la ejecución de este proyecto que atenta no solo contra los recursos no renovables sino también contra la salud de la población y el medio ambiente.

Fue así que cuando la empresa canadiense Meridian Gold se disponía a dinamitar los cerros en la etapa de exploración, los vecinos de Esquel reunidos en asamblea, decidieron rápidamente impulsar la realización de una consulta popular, que el 23 de marzo de este año puso en evidencia el rotundo rechazo al emprendimiento minero. El 81% de la población local dijo NO a la Mina y fue protagonista de un hecho político de características históricas.

Es fundamental destacar desde esta experiencia concreta, la importancia central de la demanda que con conciencia democrática y compromiso nacional rompe con esquemas políticos que han caracterizado el accionar de sucesivos gobiernos.

Todos sabemos que a la hora de negociar acuerdos comerciales, los gobiernos no privilegian los derechos humanos.

Históricamente hemos vivido, con la complicidad de socios locales, un proceso de dominación y saqueo, que como en este caso, subordinan los derechos de la comunidad a los derechos de los inversionistas tratando de imponer una actividad extractiva y peligrosamente nociva de un recurso no renovable.

Resulta evidente que hechos de esta naturaleza forman parte de la estrategia del ALCA, un proyecto de integración geopolítica y estratégica que tiene como objetivo real y no declarado dejar a los países del hemisferio a expensas de la codicia del capital transnacional que de este modo, si se firmara dicho Tratado, transferiría a las grandes empresas, a partir del 2005, derechos sin precedentes.

Las dictaduras militares, la deuda externa, las privatizaciones, la recesión industrial, la flexibilización laboral y el empobrecimiento masivo, la instalación de bases militares en nuestro país y en otros puntos estratégicos del continente garantizan las condiciones para concretar dicho acuerdo de anexión que producirá graves consecuencias para el país tales como el incremento de los niveles de pobreza y desigualdad.

Al decir NO a la Mina, NO al remate de la Patagonia el pueblo de Esquel se suma al Movimiento de Resistencia contra el ALCA que se ha construido en la Argentina y el Continente y que representa la esperanza de OTRA AMERICA POSIBLE.

NO al ALCA
NO a la DEUDA
NO a la MILITARIZACION
* Miembro de ATTAC-Argentina