Carta de los Movimientos Sociales

Informativo de la Secretaria Internacional de los Movimientos Sociales – Convocatoria de Porto Alegre/FSM

n° 5, Octubre 2002

 


Sao Paulo, Octubre 21, 2002

 

Compañeras y compañeros,

 

En esta edición:

 

* Rumbo a Quito, Ecuador:                  

Agenda de la Reunión de los Movimientos Sociales

 

18:00 – João Pedro Stédile (MST, Brasil)

Análisis de la coyuntura internacional.

 

18:30 – Kjeld Jacobsen (CUT, Brasil)

Presentación de la propuesta de una red mundial de movimientos sociales.

 

19:00

Debate de la propuesta de una red mundial de movimientos sociales.

 

20:30

Consideraciones finales y otros temas.

 

Cuando:

30 de octubre, de las 18h a las 21h

 

Donde:

Teatro el

Giron de la Universidad Politecnica Salesiana

 

Dirección:

Av. 12 de octubre 1436 y Wilson.

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Al final ustedes encontrarán el texto de la propuesta de una red mundial de movimientos sociales.

Información adicional sobre las iniciativas de Quito se puede encontrar en www.movimientos.org/noalca  o en el e-mail de jornadasnoalca@fsmecuador.org.

 

* Rumbo a Florencia, Italia: En 10 y 11 de noviembre realizaremos una reunión de movimientos sociales durante dos días, aprovechando la realización del Foro Social Europeo, que ocurrirá del 6 al 10 de noviembre.

 

Por favor, siga atento/a a la información del local de la reunión que será enviado en los próximos días, tan luego nuestros compañeros italianos tengan definido el local exacto.

 

Información adicional sobre el FSE se puede encontrar en www.fse-esf.org .

 

Entre otros temas, continuaremos las discusiones realizadas en la reunión en Johannesburgo, con relación a la propuesta de una red mundial de movimientos sociales.

 

Saludos fraternales,

 

Secretaría Internacional de los Movimientos Sociales – Convocatoria de Porto Alegre/FSM

Diego Azzi - movsoc@uol.com.br

 

 

RUMBO A UNA RED MUNDIAL DE MOVIMIENTOS SOCIALES

 

ORÍGENES

Durante el primer Foro Social Mundial, más de mil personas representando centenares de movimientos sociales, ONGs y sindicatos de todo el mundo se reunieron en asamblea y, con un sentimiento de fuerte unidad, aprobaron el documento “Llamado de Porto Alegre para las próximas movilizaciones” (1). Ese fue un momento único e importante.

 

El Foro Social Mundial proporciona espacios, agenda y condiciones para que todas las organizaciones opuestas al neoliberalismo se puedan reunir, para debatir y presentar propuestas. El Foro en sí no asume posiciones o acciones específicas, pero también no es neutro, como está demostrado en la Carta de Principios del FSM y en la programación de sus conferencias. Con relación a la cuestión de aprobación de documentos, declaraciones y acciones, los participantes son libres para organizarse de forma a articular iniciativas en su propio nombre, siempre que no se confundan con el FSM en sí.

 

Ese fue el espíritu de la convocatoria aprobada en Porto Alegre en 2001 que, después de una serie de discusiones y debates de evaluación de las consecuencias de las políticas neoliberales sobre el mundo,  convocó a los movimientos sociales a movilizarse contra una serie de eventos institucionales, tales como los encuentros anuales del FMI y del Banco Mundial, la reunión ministerial de la OMC y la Cúpula del G-8 en Génova.       

 

Continuando el proceso de Porto Alegre, hubo una reunión internacional de movimientos sociales en Agosto de 2001 en Ciudad de México, después del Congreso de la Confederación Latino-Americana de Organizaciones Campesinas (CLOC). Ese encuentro, convocado por la CUT y el MST del Brasil, ATTAC de Francia y Focus on the Global South de Tailandia, fortaleció las decisiones de Porto Alegre 2001 y nos dió la oportunidad de debatir y construir propuestas considerando las diferencias políticas, culturales y de idioma de los participantes.      

 

El Segundo Foro Social Mundial en Enero de 2002 fue el primer gran evento internacional de oposición a la globalización neoliberal después del 11 de Septiembre. Fue un tremendo suceso, reuniendo más de 50.000 personas de todo el mundo y demostrando profundo compromiso con el trabajo de construir la resistencia internacional y la solidaridad. Nuevamente en 2002, centenares de movimientos sociales, ONGs y sindicatos se encontraron durante los cinco días para elaborar una convocatoria común. La segunda convocatoria de los movimientos sociales (2) enfatizó el aumento de la militarización y nuestra oposición a la guerra, así como destacó los fracasos del capitalismo neoliberal demostrado por la crisis económica y política de la Argentina y el colapso de la multinacional americana Enron.   

 

En esa ocasión, el MST y la CUT se voluntariaron para establecer una secretaría para ayudar a coordinar los preparativos para los encuentros de los movimientos sociales durante el año y en el Foro Social Mundial 2003.

 

La secretaría propuso  que se iniciara un debate sobre como los movimientos sociales que comenzaron a reunirse en Porto Alegre podrían avanzar en dirección a una articulación más permanente, al mismo tiempo que preservara sus diferencias con relación al FSM.

 

Esa idea está siendo ahora colocada como una propuesta de establecimiento de una “red mundial de movimientos sociales”. El proceso está en sus primeros pasos y el propósito de este documento es involucrar diversos grupos diferentes  en discusiones regionales o mundiales sobre la idea y establecer un proceso que aproveche los próximos eventos regionales y temáticos promovidos por el FSM.

 

Antes de escribir ese documento, algunas de esas ideas fueron presentadas en el Encuentro Asiático de Movimientos Sociales realizado en Bangkok, de 10 a 12 de Agosto de 2002 y en reunión realizada paralelamente a la Cúpula Mundial sobre Desarrollo Sostenible en Johannesburgo, también en Agosto de 2002, donde un encuentro de movimientos sociales fue convocado. Otras reuniones están programas para Quito, Ecuador, durante las movilizaciones contra el ALCA; en Florencia, Italia, durante el Foro Social Europeo; en Adis Ababa, Etiopía, durante el Foro Social Africano; en Belém, Brasil, durante el Foro Social Pan-Amazónico y en Hyderabad, India, durante el Foro Social Asiático. Dependiendo de la evolución y de los resultados de los debates, pretendemos convocar una gran asamblea en Porto Alegre para concluir las discusiones y adoptar resoluciones.

 

EL MOMENTO HISTÓRICO

Para constituir una base mínima para una red mundial de movimientos sociales, es necesario tener una clara perspectiva del momento histórico en el que estamos viviendo.      

 

El fracaso de las políticas neoliberales en promover justicia económica y social debilitó el consenso en torno al “Consenso de Washington”. Al mismo tiempo, las instituciones multilaterales promotoras del ajuste estructural, de la liberalización del comercio y de las finanzas, especialmente la OMC, el FMI y el  Banco Mundial, están perdiendo rápidamente su legitimidad.

 

Simultáneamente, estamos viviendo un aumento tremendo de la oposición  popular a las políticas neoliberales tanto en el Sur como en el Norte y la internacionalización de los movimientos sociales, sindicatos y ONGs que están se oponiendo a esas políticas y trabajando para la justicia económica y social. Al mismo tiempo, sin embargo, muchos de los “movimientos sociales tradicionales” y los partidos políticos, especialmente en el Norte, están enfrentando una crisis mientras luchan para desarrollar nuevas estrategias, estructuras y respuestas a una situación muy dinámica y compleja.           

 

El aumento del unilateralismo, la guerra en Afganistán, el establecimiento de nuevas bases militares en las Filipinas y en otras partes de Asia y las amenazas beligerantes contra Irak, son todos intentos de reforzar la dominación de los grandes países del Norte, en particular de los EEUU. En América Latina, la presencia de los EEUU está creciendo con el pretexto de la  “guerra a las drogas” y en las todas partes del mundo, la “guerra al terror” provocó la violación de derechos políticos y civiles básicos y un aumento del miedo, de la xenofobia y del racismo. Eso también está llevando a un aumento de nuevas alianzas y convergencias entre los movimientos sociales, sindicatos y ONGs del Sur y del Norte, resaltando los vínculos entre militarización y capitalismo globalizado.

 

Económicamente el sistema global está pasando por una severa crisis de súper-producción y reducción de los lucros, resultando en despidos masivos, reestructuración de las corporaciones y colapso de los precios de las acciones. En ese contexto, la corrupción en los más altos escalones de las corporaciones estadounidenses está quedando evidente, así como los vínculos íntimos entre el capital de los EEUU y el gobierno de ese país.

 

La propia democracia está amenazada. Democracias vibrantes y dinámicas nos dan esperanzas, pero en muchos países democracias de elite o dictaduras prevalecen. En otros, el voto popular está en baja y partidos políticos  fascistas y fundamentalistas quitan ventajas de la marginalidad económica y social. Internacionalmente el sistema de Naciones Unidas – que para muchos es la última esperanza de democracia entre Estados – es ineficaz y sin poder, como se vio en Johannesburgo durante la Cúpula Mundial sobre Desarrollo Sostenible (CMDS) en la cual la agenda de desarrollo sostenible centrada en los pueblos fue secuestrada por los intereses y necesidades del crecimiento económico centrado en las corporaciones.

 

 

LA PROPUESTA DE CONSTITUIR UNA

RED MUNDIAL DE MOVIMIENTOS SOCIALES

El mundo está cambiando muy rápido y se necesitan nuevas estructuras, nuevos procesos de decisión y nuevas formas para articular y conducir una agenda combativa, democrática, internacionalista y anti-imperialista.

 

Eso requiere la constitución de una alianza de movimientos que sea firmemente en defensa de la democracia y de la paz y que sea amplia, plural, feminista y anti-neoliberal.  Es necesario un movimiento que sea independiente de los partidos políticos, que respete la autonomía de las organizaciones que la constituyen y que sea no ideológico. Eso no significa, sin embargo, que sea no político.

 

Durante los Foros Sociales Mundiales de 2001 y 2002, asambleas de movimientos sociales  adoptaron resoluciones articulando análisis comunes y comprometiéndose en movilizaciones comunes. Esas asambleas eran abiertas a todos/as los/as delegados/as del FSM y los acuerdos fueron construidos colectivamente  y aceptados por asambleas masivas.

 

Durante el FSM 2003, nos proponemos a discutir la creación de la red mundial de los movimientos sociales. Esa propuesta es la indicación clara de nuestra intención de construir un marco común de referencia y como herramienta para nuestras movilizaciones internacionales, entendiendo que tal propuesta sólo puede ser exitosa con el involucramiento de movimientos de todo el mundo en las discusiones y debates.

 

POR QUE NECESITAMOS DE UNA RED MUNDIAL DE MOVIMIENTOS SOCIALES?

La red mundial de movimientos sociales nos ayudaría a desarrollar las condiciones para que los diversos movimientos sociales del mundo puedan intercambiar análisis,  opiniones e informaciones sobre la coyuntura actual y establecer algunas prioridades comunes y tareas necesarias, antes y después de las reuniones del FSM. El debate, el intercambio y la coordinación entre nosotros y nosotras podrán entonces ser un proceso más permanente.

 

El objetivo es ir más allá de los encuentros eventuales entre los movimientos de los diversos países países y continentes, es construir un debate político más profundo, es establecer estructuras horizontales para facilitar el intercambio y las acciones comunes y es extender el alcance de los movimientos en todos los continentes.

 

Eso requiere al menos establecer una coordinación mínima y un intercambio de informaciones a través de una página web, un e-mail y la Secretaría.

 

DEBATIENDO LA PROPUESTA DESDE AHORA HASTA PORTO ALEGRE

En el proceso que va hasta el FSM 2003, organizaremos reuniones durante los foros temáticos y regionales listados arriba para debatir la propuesta. Llevaremos las conclusiones y propuestas de estos encuentros a Porto Alegre, de manera a que la asamblea final sea el resultado acumulado de un proceso que haya involucrado movimientos alrededor del mundo y no apenas a los y las presentes en Porto Alegre.

 

La Secretaría construyó un Banco de Datos de las organizaciones y redes que firmaron los manifiestos de 2001 y 2002, pero también es necesario identificar otros movimientos sociales, sindicatos, ONGs y organizaciones que deberían ser incorporadas a la iniciativa.

 

Este documento fue preparado para provocar el debate y la discusión sobre la propuesta de construir una red mundial de movimientos sociales en los diversos eventos que ocurrirán antes del próximo FSM, cuando la asamblea de los movimientos sociales, ONGs y sindicatos será convocada para deliberar la posición final sobre tal propuesta.

 

CUT – Brasil, MST – Brasil, Marcha Mundial de las Mujeres - Québec, ATTAC - Francia y Focus on the Global South – Tailandia (3).

 

(1)               Anexo Declaración 2001

(2)               Anexo Declaración 2002

(3)               El papel de las organizaciones y redes firmantes de este documento no es más que el de promover la discusión y fuera lo cual no recibieron ningún otro mandato.