ANÁLISIS DE INTEGRACIÓN REGIONAL

 

El grupo de pensamiento Cruz del Sur, presenta en esta nueva sección de Politicayactualidad.com sus papers de análisis e investigación.  Estados Unidos y Brasil están enfrentados estratégicamente por el control sobre la región de América del Sur. En este informe se realiza la construcción de dos escenarios posibles que tienen como determinante la política exterior argentina.   

 

Escenario 1   Integración regional con la conformación del ALCA y Estados Unidos como actor hegemónico en materia financiera, comercial y de seguridad.   En este escenario el FMI pasaría a manejar la política monetaria de la Argentina, a través de la requerida “independencia” del BCRA por parte del organismo. Con este control de la política monetaria de la Argentina, puede distorsionarse el comercio con Brasil (el actor más importante del bloque) a través del control del tipo de cambio, tasas de interés e inflación. El principal indicio de esto es la designación de Blejer como Presidente del BCRA. Blejer fue hasta su designación en el BCRA empleado en el FMI y además realizó trabajos en el Banco Mundial y en el BID. Por otra parte, Blejer llegó al BCRA de la mano de Domingo Cavallo, un ferviente defensor del ALCA. Otro indicador es la misión de asistencia técnica del FMI y EE.UU para ayudar a la Argentina a salir de la crisis.   Puede esperarse que la ayuda económica del FMI tenga como condición en uno de los puntos de la negociación la firma del ALCA. Días después de la designación de Duhalde como Presidente, un alto funcionario estadounidense dijo que el gobierno de George W. Bush no cree que los problemas políticos y económicos de Argentina se contagien a sus países vecinos o hagan peligrar el futuro del libre comercio en la región.   El 7 de Enero, se reunió la comisión de RR.EE de Chile con senadores de EE.UU. para avanzar en Tratado de Libre Comercio. EE.UU. La recuperación económica de Argentina en este escenario irá de la mano del libre comercio a la americana, con aranceles y tratados que favorezcan a EE.UU y hegemonice económicamente la región. Qué gana EE.UU: mayor fortaleza del dólar, control sobre el comercio entre los miembros de la región y entre éstos y otros países y regiones. Qué perderían Argentina y los demás países: la relativa autoridad en materia de política económica y la posibilidad de decidir quiénes son sus socios comerciales y/o financieros.   La protección de los intereses comerciales, y aunque la idea parezca quedarse en la década del 70 (cosa que no es así), llevaría a confirmar el tercer pilar de éste escenario: EE.UU como actor hegemónico en materia de seguridad.   En estos momentos América Latina experimenta rebrotes de lo que algunos analistas llaman POPULISMO. El populismo es en su costado económico de esencia nacionalista y proteccionista. El populismo es contraproducente al desarrollo capitalista neoliberal. Además, el llamado populismo (que no definiremos en este artículo ya que excedería nuestro tema) se manifiesta violentamente (en algunos casos) y hasta llega a llamar al boicot contra el poder financiero (banca privada) y contra los grandes lobbies económicos (privatizadas, multimedios) El efecto contagio es un miedo para EE.UU: Brasil, Colombia y Ecuador tendrán elecciones presidenciales este año en que varios candidatos izquierdistas y populistas podrían beneficiarse de la crisis argentina. El “efecto cacerola” amenaza con expandirse en la inestable Latinoamérica. La forma de mantener quietas a estas masas en movimiento es mediante las fuerzas de seguridad, ya sean las del país de origen, o en situaciones extremas, fuerzas internacionales (ONU) Brasil busca ayudar a Argentina. Pero estas intenciones pueden verse afectadas por la incapacidad de Brasil de otorgar ayuda económica a la Argentina. Por otro lado, el FMI otorgó su respaldo a las reformas económicas de Brasil, dando a conocer la posibilidad de acceder a un préstamo adicional por US$448 millones. Podría hacerse una lectura crítica y llegar a la conclusión de que la gestión del FMI no hace más que apartar a Brasil de Argentina, para darle vía libre a la posibilidad que EE.UU tenga el control sobre la región.   

 

Escenario 2   Inserción de Argentina en el mundo a través de la profundización de la integración en el marco subregional: el MERCOSUR. Alianza con Brasil y búsqueda de nuevos mercados. Europa como socio comercial de Argentina.   En las primeras semanas del Gobierno de Duhalde, hubo un acercamiento hacia Brasil, que se proyectaba como un plan estratégico tendiente a la integración del MERCOSUR. Sin embargo, hacia fines de enero hubo un viraje en la política exterior tendiente a acercarse a EEUU. De todos modos, la consolidación del bloque regional no puede descartarse, ya que sigue siendo, al menos en el discurso, la mayor apuesta del gobierno. En Brasil creen que la asunción de Duhalde ayudará al MERCOSUR. Un informe de Itamaraty describe positivamente a Duhalde. Además, perciben a Remes Lenicov como un "mercosurista".   En lo referente a la devaluación, el presidente Fernando Henrique Cardoso, había llegado a operar abiertamente en favor de una devaluación "a la brasileña" durante las últimas semanas.   Los beneficios de aliarse con Brasil para Argentina son la capacidad de negociación y respaldo político ante estados y organismos internacionales y el incremento de la capacidad productiva de Argentina al tener un mercado tres veces más grande al cual abastecer. El punto clave de la alianza con Brasil es el apoyo y fondos que puede lograr este país a través de sus gestiones ante el G7 y la Unión Europea. De esta manera se lograría consolidar un espacio económico regional que permita a la Argentina proyectar un esquema de inserción económica más favorable.   Algunos de los indicadores claros de la intención de Brasil de consolidar el bloque a través de la ayuda a la Argentina son el pago de las deudas de los importadores argentinos (2.200 millones de dólares), la iniciativa brasilera para reducir las trabas a las importaciones de granos, destrabar el comercio de automotores, y el anuncio de Petrobras que puede aumentar sus compras de petróleo.   Por otro lado, la UE se presenta estratégicamente como alternativa viable que permita restar influencia de Estados Unidos en la región. Uno de los primeros indicios es el levantamiento de las restricciones sanitarias para el comercio de carnes entre la Argentina y la UE. Estados Unidos presenta así, un doble desafío, contrarrestar los efectos de la consolidación de la UE como tal, y la consolidación del bloque del MERCOSUR.